Sobre “La llegada”

Objetivos del Programa

1.- Aportación a la Cultura de la Paz y el diálogo de la diversidad de un Programa Educativo en una etapa decisiva en la formación de la personalidad. Indirectamente, afronta también el problema del llamado acoso escolar, derivado del menosprecio agresivo hacia alumnos y alumnas considerados, por muy diversas causas, “diferentes”.

2.- Para la comprensión del Otro, el primer paso es conocer su cultura y su espacio social y físico de procedencia. A tal fin, el Programa, en función de los focos migratorios, establecerá una lista de países implicados. Para esta fase de información, el Programa deberá reunir una serie de videos y documentos que sirvan de apoyo didáctico al maestro. Será fundamental contar en las sesiones, cuando existan alumnos del país examinado, con su intervención, para mostrar a sus compañeros lo que guarda su memoria y explicar su visión del país. Cuando proceda podrán ser invitados los padres del alumno.

3.- Para la aproximación afectiva a los distintos países, será importante el conocimiento de sus tradiciones, de sus cuentos, de sus canciones… Este material deberá formar parte de la correspondiente acción pedagógica.

4.- Condición participativa del Programa, apoyado en la motivación y estímulo de los alumnos para que busquen al Otro en su propia experiencia y en su sentido de lo justo, rechazando los prejuicios impuestos por buena parte de la información.

5.- Desarrollo participativo del Programa, para que sea en el propio contexto de la escuela donde se aprenda a escuchar y a trabajar en común, aproximando las distintas identidades culturales. Este elemento será de vital importancia en centros que tengan alumnado de distintas procedencias.

6.- Disposición permanente al debate, estimulando las preguntas de los alumnos. Es fundamental que los debates sean conducidos por personas que puedan, en principio, responder a todas las preguntas fundamentales, y, muy especialmente, a las referidas a las normas de convivencia intercultural.

7.- Fomento de la creatividad y el ejercicio crítico del imaginario a través de un conjunto de experiencias complementarias entre sí, que incluyen la información, la reflexión, el debate, la ficción literaria, la improvisación teatral, la narración oral y cuantas exija la profundización coherente del trabajo.

En este complejo pedagógico, figurará, de manera importante, la recuperación de la tradición oral, en todas sus acepciones, como medio de comunicación, directo e interpersonal, de ideas y sentimientos. Recuperación que entraña la escritura, individual o colectiva, de los cuentos y del aprendizaje de la técnica de la narración oral.

8.- Inclusión en el Programa de una red internacional de centros escolares, a fin de organizar los oportunos intercambios interculturales y crear en todos los participantes la conciencia de pertenecer a un movimiento supranacional que persigue los mismos fines y profundiza en los mismos métodos.

El Programa coordinará las actividades de las distintas escuelas como una parte esencial de sus objetivos, editando y divulgando los cuentos y organizando encuentros de narradores o fiestas de la narración oral, con la asistencia y participación de alumnos de diversos centros. La participación de escuelas de países de distinta cultura debe contribuir al desarrollo de un espacio común y de diálogo intercultural en el interior del propio Programa.

9.- Será importante procurar la proyección del Programa y de su expresión práctica a través de los medios de comunicación que estén a su alcance para favorecer la relación entre los centros escolares y para hacer llegar a la sociedad sus logros y sus objetivos.

10.- Asumir la Declaración de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural del 11 de septiembre de 2001, donde se definen algunos principios fundamentales. Así, en el primer capítulo, titulado Identidad, diversidad y pluralidad:

Artículo 1. La diversidad cultural, patrimonio común de la humanidad.
La cultura adquiere formas diversas a través del tiempo y del espacio. Esta diversidad se manifiesta en la originalidad y la pluralidad de las identidades que caracterizan los grupos y las sociedades que componen la humanidad. Fuente de intercambios, de innovación y de creatividad, la diversidad cultural es, para el género humano, tan necesaria como la diversidad biológica para los organismos vivos. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Artículo 2. De la diversidad cultural al pluralismo cultural.
En nuestras sociedades cada vez más diversificadas, resulta indispensable garantizar una interacción armoniosa y una voluntad de convivir de personas y grupos con identidades culturales a un tiempo plurales, variadas y dinámicas. Las políticas que favorecen la inclusión y la participación de todos los ciudadanos garantizan la cohesión social, la vitalidad de la sociedad civil y la paz. Definido de esta manera, el pluralismo cultural constituye la respuesta política al hecho de la diversidad cultural. Inseparable de un contexto democrático, el pluralismo cultural es propicio a los intercambios culturales y al desarrollo de las capacidades creadoras que alimentan la vida pública.

Artículo 3. La diversidad cultural, factor de desarrollo.
La diversidad cultural amplía las posibilidades de elección que se brindan a todos; es una de las fuentes del desarrollo, entendido no solamente en términos de crecimiento económico, sino también como medio de acceso a una existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual satisfactoria.

Y en el artículo 4, abriendo el segundo capítulo, titulado Diversidad cultural y derechos humanos:

Artículo 4. Los derechos humanos, garantes de la diversidad cultural.
La defensa de la diversidad cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto de la dignidad de la persona humana. Ella supone el compromiso de respetar los

derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular los derechos de las personas que pertenecen a minorías y los de los pueblos autóctonos. Nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar los derechos humanos garantizados por el derecho internacional, ni para limitar su alcance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s